#16 – Cambio de hábitos para una vida mejor

¡Buenos días!

Si bien tengo una talla normal, no estoy demasiado cómoda con mi cuerpo. Los años empiezan a notarse en forma de carne fofa, cellulitis y alguna que otra molla no demasiado atractiva. Pero, si algo tengo claro, es que las dietas en las que hay que dejar de alimentarse no son para mí. Me gusta demasiado comer y no estoy dispuesta a contar calorías para bajar de peso. Claro, esto es así porque tengo la suerte de que mi constitución no es tan mala y me permite mantenerme en una talla 38 sin mucho esfuerzo. De no ser así, probablemente otro gallo cantaría, aunque dudo que tuviera la fuerza de no ingerir alimentos cuando el cuerpo me lo pide, algo que hace frecuentemente.

Toca añadir que desde que me mudé a Alemania a finales de 2012, mi cuerpo ha ido cambiando, mis caderas se han ensanchado un poco, la tripa ha crecido y la cara la tengo más redondita. Supongo que es debido al cambio de vida; pasar de la vida de estudiante a la de currante de oficina pasa factura, ya que de estar todo el día de acá para allá, pasé a tirarme unas ocho horas sentada frente al ordenador. Además, curiosamente tras unos meses cuando ya por fin me había instalado, dejé de tener energía. Todo se me hacía un mundo: ir a la compra, quedar con amigos, viajar. Era como si no pudiera tirar de mi cuerpo a partir de las cuatro de la tarde. Comencé a preocuparme mucho, dado que temía que me estuviera convirtiendo en una persona así, a pesar de tener menos de treinta años. Por ello, en verano del año pasado  me hice una analítica en la que resultó que tenia falta de hierro, lo cual influía en mi falta de energía. Fue a partir de ahí cuando me dije que tenía que cambiar de hábitos para volver a ser la persona activa que era y volver a ser dueña de mis planes.

Lady Gangas - Gachas de súper alimentos, café con leche de almendras y zumo de naranja recién exprimido

Lady Gangas – Gachas de súper alimentos, café con leche de almendras y zumo de naranja recién exprimido

Seguir leyendo

Anuncios