#31 – Mi primera carrera de 5km – ¡Qué sufrimiento!

¡Hola, hola corredores!

Soy de esas personas que necesitan metas a corto plazo para rendir. Durante mis años académicos siempre fui de las que cuando comenzaba el curso se proponían estudiar a diario, y que finalmente acababan mudándose a la biblioteca y durmiendo cuatro horas la última semana antes de los exámenes.

Es por ello que poco después de comenzar a correr (aquí os cuento cuándo y cómo fue eso), decidí apuntarme a varias carreras, la primera de las cuales tendría lugar el 13 de septiembre de 2015. Al ser mi primera vez y llevar poco tiempo entrenando, me apunté a 5 km en el maratón de Wolfsburg, Alemania. Participé con tres amigas, aunque dos de ellas eran bastante más rápidas, por lo que corrí solo con una.

11986518_10154248424584816_8055078842034542135_n

Lady Gangas 

A pesar de lo feliz que se me ve en la foto puedo decir que ha sido la vez en la que peor lo he pasado corriendo. Por aquel entonces no llevaba reloj, así que no me fue posible controlar el tiempo al que comencé la carrera y, motivada por los demás corredores, salí a demasiada velocidad. Durante el segundo kilómetro, entiendo que por el sobre esfuerzo, me entraron muchas ganas de vomitar, que se juntaron con el calor que me iba pegando en la cabeza y que me hicieron pensar que no acabaría. El tercer kilómetro bajé mucho el ritmo para intentar recuperarme sin tener que parar, cosa que conseguí mientras mi amiga me daba ánimos, ¡menos mal! Me recuperé y decidí apretar en el último kilómetro. Ya que no había conseguido bajar de 30 minutos vi que podría al menos bajar de 32, y quise hacerlo. Lo hice, pero me quedé a nada de vomitar al cruzar la meta. Me escondí entre coches de bebidas y me senté en el suelo, esperando no tener que vomitar o si lo hacía esperando que al menos nadie me viera. Conseguí controlarme, me tomé una cerveza sin alcohol fresquita, que me sentó de maravilla, y me alegré muchísimo por haberlo conseguido.

Pero claro, también estaba un poco frustrada. Estaba apuntada a una carrera de 10 km dos semanas después y sentía que casi no había sido capaz ni de correr 5 km.

No obstante, no pensaba rendirme. Dos días después quedé con dos amigas y salimos a correr, habiéndonos puesto como mínimo unos 5 km. Dijimos que ese día el tiempo no importaba, que sólo queríamos hacer kilómetros. Así que empezamos a correr y sin problema conseguimos superar nuestra meta, sintiéndonos tan bien que corrimos 10,5 km. Los corrimos a 06:44 minutos por kilómetro, pero aun así ¡imaginad mi alegría!

Estaba claro que en Wolfsburg había pagado la novatada y me prometí que a partir de entonces ignoraría a los demás corredores durante los primeros kilómetros, prestando solo atención a mí misma, y que comenzaría corriendo a un ritmo bajo que no me causara estrés. Además, descubrí que el sol de verano no me sienta muy bien. Por lo que me compré una visera para evitar que me de en la cara y me agobie. Ahora se ha convertido en mi fiel compañera tanto para los días de sol, como para los de lluvia y nieve. 

En este post compartí varias viseras muy económicas.

Cómo me fue en la siguiente carrera, mi primera de 10 km, os lo cuento en el siguiente post de esta serie. Y dentro de muy poquito os contaré también cómo me va en mi primer MEDIO MARATÓN, el de Berlín, que corro dentro de justo un mes. ¡Rezad por mí!

Lady Gangas

Anuncios

¡Deja tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s